9/2/08

Pequeños remedios poéticos

Como este invierno no nieva, la mía va a ser una nieve soñada:

Nieva en mi sueño.
Me asomo a la ventana
y veo caer pétalos

de la flor del cerezo.

Como esta mañana estaba nublado y no he podido ver nuestro precioso satélite, lo he arreglado:

De madrugada,
invierno de cielo azul,
toco la luna.


Como además de estar nublado, no había nieve y me he quedado helado, le he puesto un poquito de imaginación para mejorarlo:

En las montañas
de mis sueños blancos

nunca hace frío.

Son terapéuticas y eficacísimas las virtudes del haiku.

(

No hay comentarios :