9/2/08

Contra la interpretación

En el haiku no hay que buscar sentidos profundos, ni símbolos, ni metáforas. No hay que hacer interpretaciones. Los símbolos, las lecturas «entre líneas», las interpretaciones desvirtúan lo que el haiku dice. Y el haiku dice lo que dice, y nada más. A veces describe o dibuja una imagen. Otras veces evoca una sensación. Siempre es un pequeño, aparentemente insignificante, fragmento de realidad.

¿Por qué no aceptar la realidad así, tal y como se muestra?


笠にとんぼをとまらせてあるく

Kasa ni tonbo o tomarasete
aruku

Al andar, las libélulas
se van posando en mi sombrero de junco



(Taneda Santôka. Traducción de Vicente Haya).

No hay comentarios :